Artículos

A la Destreza debo

haber despertado a otro mundo de belleza…

por eso mi espíritu la respeta tanto…

Los que como yo, hayan sufrido la inquietud y la búsqueda

podrán valorar lo que la tradición conserva

de emociones y de honores…

Y pues cada periodo requiere su expresión,

la vida parece siempre su poeta…

 

Así la Destreza se adecua, se transmiten todos sus valores,

nos aporta horas de serena entrega, de práctica consciente,

de control en el combate, de generosidad,

de apoyo al compañero…

Poco a poco nos aporta un pensamiento clásico, apasionado y vivo,

como que tiene arquitectura propia…

 

En el orden del Tiempo, el pensamiento y su forma son iguales:

Discurre así lo medieval, florete, sable, hasta los íberos…

Los maestros viven en nosotros nuevamente.

Nos hablan de un camino recorrido, de otros tiempos.

Nos enriquecen con su valor y astucia…

 

Y pues cada periodo requiere su propia confesión,

los maestros eligen “heredero”,

que nos habla con empeño y mimo de las antiguas glorias,

pues solo él estuvo presente, con el correr del tiempo,

en lo íntimo de aquello que luego nos enseña.

 

Se cierra así el círculo, se otorga así la herencia.

Lo que fue, puede ser, si tú te empeñas.

Si empuñas con criterio y nobleza el broquel y la espada…

 

Y sobre todo, si logras acceder

al mundo en el que tus maestros

trazaron para ti compases y estocadas….

 

Eduardo Ortega.

Miembro de Escuela Aryar

Socio de Bracamarte.